Ganar la calle, ganar la madre de todas las batallas



En las esquinas, en las verdulerías, en los almacenes, en las escuelas, en las fábricas, en los clubes. Todo parece convertirse en una trinchera política. Intercambiar con amigos, con vecinos, con desconocidos. Ahí, en medio de todo este desmadre popular, escribí estas líneas para continuar el debate entre compañeros y compañeras.

No hay comentarios: