Y si mañana pueden matarnos a todos, nos matarán

Una excursión a los indios ranqueles de Lucio V. Mansilla es publicado en 1870 en el diario La Tribuna. Ocho años antes del inicio de la “Conquista del Desierto”. Catorce años antes de la derrota definitiva de Saihueque y los últimos caciques rebeldes. Mansilla siempre recorrió el borde de las civilizaciones: Oriente, los siete platos de arroz con leche, los negros, la vida cortesana, las tolderías. Leemos: “no hay peor mal que la civilización sin clemencia” . Uno lo lee sabiendo que los cazadores de indios ofrecerían sus trabajos en las estancias, para cobrar, por cada muerto, una libra esterlina. Uno lee la palabra clemencia y la lee sabiendo que los estancieros les advertirían a los cazadores que no se conformarían con las orejas de los indios (han sabido de algún cazador indulgente que sólo se las cortó, dejándolos vivos) y por eso dirán: si quieren la libra esterlina, queremos sus pelotas. 
Mansilla escribe: “Si hay algo imposible de determinar, es el grado de civilización a que llegará cada raza; y si hay alguna teoría calculada para justificar el despotismo, es la teoría de la fatalidad histórica” . Lo leemos sabiendo que Julio Argentino Roca arengaría al ejército a que se mate hasta el último indio, que se le saque hasta el último pedazo de tierra, hasta el último símbolo de su cultura. Porque como asegura Roca no hay que dejar nada de esa “raza abyecta”.
Una excursión a los indios ranqueles finaliza con el regreso de Mansilla, en 1868, de tierras ranqueles a Córdoba. Finaliza el viaje y entendemos que se está escribiendo no sobre el fin de una jornada sino sobre el fin de una civilización. La excursión termina. El viaje diplomático termina. Se acerca a Mariano Rosas. Le dice: “Hermano, los cristianos han hecho hasta ahora lo que han podido y harán en adelante cuanto puedan, por los indios”. Rosas, líder máximo de la Confederación Ranquel, responde: “Hermano, cuando los cristianos han podido, nos han muerto; y si mañana pueden matarnos a todos, nos matarán”.

En "Hasta sacarle Carhué al huinca",  Parte de guerra. Indios, gauchos y villeros: ficciones del origen [Eme, 2016]

No hay comentarios: