Malones nocturnos

El origen de un pueblo, de una ciudad, de una nación no exige especialistas ni señas ni lenguajes de iniciados. De hecho, no hay un origen; no existe el documento que pueda atraparlo. La historia galopa en nuestra sangre; no podemos cifrar un tiempo en la maestría de un calígrafo: el pasado cruza las fronteras cotidianas en malones nocturnos. Mariano Rosas, Calfucurá, Saihueque galopan en nuestro cansancio entre fortines, rebeliones, fusilamientos. 
El no trate de economizar sangre de gauchos de Domingo Faustino Sarmiento -héroe de tilingas, de didactas, de editores de libros escolares- se hace carne en cada cacería que la bonaerense lleva a cabo contra los pibes del barrio que están marcados: ¿o la historia de Martín Fierro, obligado a trabajar la hacienda de la Comandancia no es la historia de Luciano Arruga obligado por la policía a salir a robar para ellos? Que Fierro termine como desertor y Arruga tirado en un baldío muestra dónde pesa la ley: Para él son los calabozos, / para él las duras prisiones / en su boca no hay razones / aunque la razón le sobre. / Que son campanas de palo / las razones de los pobres.
La frontera siempre retorna. Otro malón cruza los límites y lo que parece remoto se hace cuerpo. La lucha piquetera, en el año 2001, estalla el país y esos mismos meses el pueblo ranquel recupera los restos de su líder histórico, Mariano Rosas, que perduraban como trofeo de guerra en el Museo de Ciencias Naturales de la ciudad de La Plata. 
La frontera siempre retorna. La guerra está al orden del día. Estar estaqueado, comerciando en la pulpería, galopando tierra adentro son momentos en esta larga jornada. Las huellas criollas nos surcan la jeta. Eso es memoria. Desde la esquina, desde el rancho abierto en una picada, desde el monte, el salitral. Desde la villa. El barrio, el cruce, el rancherío. La orilla. El pasado cruza las fronteras cotidianas en malones nocturnos. No existe el documento. 
Escribimos partes de guerra. 

En "Hasta sacarle Carhué al huinca",  Parte de guerra. Indios, gauchos y villeros: ficciones del origen [Eme, 2016]

No hay comentarios: