FRANÇOIS VILLON

Con François Villon (1431-¿?) nace la poesía arrabalera que confunde poetas y ladrones, baldíos y patria, vino y tradición. Nace la poesía irreverente del barrio. La Balada de la Gorda Margot pudo ser escrita ayer, en cualquier tugurio rioplatense. Su vida se mejora con el mito. Fue estudiante y ladrón, asesinó de piedrazo a un clérigo (para que los simbolistas bufen) y sufrió la cárcel. Su poesía es esa travesía de noches, prostitutas y malas compañías.

Balada de la Gorda Margot
Si amo y sirvo a esta beldad gustosamente,
¿debéis tenerme por vil o por tonto?
Ella tiene calidades para un fino deseo.
Por su amor ceñiría escudo y daga;
cuando viene gente, corro y agarro un jarro
y vino les doy sin ruido ni apurarme;
les ofrezco agua, queso, pan y fruta.
Si pagan bien, les digo: «Bene stat;
volved aquí, cuando estéis en camino,
a este burdel que es nuestro lugar.»

Pero entonces aparece el mal humor
cuando sin plata Margot viene a dormir;
no puedo verla, a muerte mi corazón la odia;
le tomo vestido, cínturón, enagua,
jurándole que es en prenda de su pago.
Entonces desesperada: «¡Es el Anticristo!»
Grita, y jura por la muerte de Jesucristo
que no lo hará. Entonces empuño una astilla
y sobre la nariz algo le escribo
en este burdel que es nuestro lugar.

Luego, la paz hecha, me rajo un buen pedo,
más gordo que venenoso escarabajo.
Riendo, me pone su puño sobre mi cima,
¡vamos! me dice, tanteándome la pierna.
Ebrios los dos, dormimos como un sueco.
Y, al despertar, cuando el vientre le murmura,
monta sobre mí (¡que no dañe su fruto!)
bajo ella gimo, me deja más chato que tabla,
con tanta lujuria ella me destruye,
en este burdel que es nuestro lugar.

Ventee, granice, hiele, tengo mi pan asegurado.
Soy lujurioso, la lujuria me concierne.
¿Cuál es mejor? Cada uno se corresponde.
El uno para el otro; a mal rata mal gato.
La porquería nos gusta, la porquería tenemos.
No esquivamos al honor, él nos esquiva,
en este burdel que es nuestro lugar.

No hay comentarios: