PALESTINA

"Deutsches requiem" es un cuento donde un nazi, Otto Dietrich zur Linde, a la espera de su muerte comprende el legado póstumo del nazismo. Comprende que el nazismo triunfó aún a costa de Alemania y el Partido Nazi; su triunfo es más duradero que una nación y un ejército. Es el triunfo de una idea, de una moral, de una violencia. El genocidio al pueblo judío se prolonga en el genocidio al pueblo palestino, otrora labrador y hoy arrinconado, humillado, masacrado, también por una complacencia internacional (me refiero, claro, a tres o cuatro países) que no tuvo la Alemania Nazi. Me da vergüenza que ese Estado manche de oprobio al pueblo judío, que asuma que su genocidio sea el destino de ese pueblo. Pienso en los judíos que murieron resistiendo a los estados más podridos, que vivieron en un éxodo enfermo. Yo no creo que el Estado de Israel (e incluyo a todas las agencias informativas y sociales que proliferan el racismo y la desinformación en Argentina) tenga derecho del nombre de judío, como no lo tuvo el Estado Nazi del pueblo alemán. Finalmente, lo único cierto es el genocidio al pueblo palestino. Dejo una notita de Galeano del año pasado y recomiendo la historieta "Palestina" de Joe Sacco, que acaso después de tantos lugares comunes, como el "Maus" de Spiegelman nos haga transitar ese dolor ajeno.

Ver Galeano:

http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/index-2009-01-18.html

No hay comentarios: